Nintendo 3DSXL – Unboxing y comparativa

No Gravatar

Después de analizar toda la variedad de portátiles DS que Nintendo ha sacado al mercado, es hora de meterle mano a la última, la de este año, y ver si aporta algo o como en la mayoría de ocasiones, es simplemente otra forma de sacarnos los euros sin pudor. Ya he criticado otras veces la zozobra de Nintendo y sigo pensando que como no espabilen, llegará un día que no tengan que ofrecer. Pero de momento las ventas les dan la razón. Malditos.

Como ya pasó con la DS, esta revisión aporta una pantalla mayor. Esa es la gran novedad, el reclamo, aunque a diferencia de la anterior ocasión, este incremento de pantalla no ha sido tan traumático y no se nota tanto el “pixelado” resultante del reescalado de los gráficos. Por otra parte, la otra gran novedad es que la consola no trae alimentador, algo que me parece es la primera vez que sucede con una videoconsola. A pesar del mayor tamaño de la consola, la caja es menor por no traer el cargador.

Al abrir la caja se nota esa austeridad: la consola, los típicos manuales y unos cartones para separarlo todo. Muy minimalista todo.

Si Nintendo quería ahorrar costes en alguna parte, debería hacerlo en los manuales en lugar de en el cargador. Ya sé que las cajas se empaquetan para ser distribuidas en varios paises, pero a mi no me sirve de mucho un manual gordo con 3 idiomas si realmente, no voy ni a leerlo. Además de los manuales, los puntos Nintendo (750) y unas tarjetas RA al igual que la 3DS.

La consola tiene también algunas diferencias y cosas que llaman la atención. Sigue sin incluir la segundra cruceta, esperemos que no se les ocurra incluir un add-on como en la 3DS para incluirla, porque entonces en lugar de una consola portatil va a parecer un ordenador portatil. Además, los botones de debajo de la pantalla han cambiado y son más discretos, aunque tienen una pinta de plasticosos… imagino que van reduciendo costes con peores materiales…

La publicidad de Nintendo habla de una pantalla un 90% mayor, que parece un poco exagerado, pero viendo la diferencia de tamaño de las consolas, igual no lo es tanto. Notese también que los cantos son redondeados, suavizando las formas sobre la anterior, que era muy cuadrada.

En resumen, otra consola que no aporta demasiado. Ni la voy a encender, va directa al armario, y más después de lo que me han contado que hay que hacer para pasar el perfil de usuario de la vieja a la nueva (que te formatea la vieja). Y sobre el catálogo de juegos de la 3DS en general, sigue dando pena (la gran novedad, otro juego de Mario…).