Escrito por ivan En diciembre - 6 - 2016
No Gravatar

¡Llego a la donación número 70! y que mejor manera para celebrarlo con una llegada desde el mismo Japón, donde el primo ha hecho un viajecito de esos que dan mucha envidia, y el que he podido “vivir” por whatsapp mientras la diferencia de horas lo permitía. El se despertaba cuando aquí eran las 12 de la noche, y claro, no podía pedirle mucho recién levantado, pero a las 8 de la mañana era primera hora de la tarde ahí, con lo que podía interceptar alguna compra de ultima hora…

El transporte siempre es un problema, así que no podía pedirle por pedir, ya que él también se ha comprado lo suyo y no era plan de abusar… otra es el dinero, ya que tenemos idealizado japón como paraíso de las videoconsolas baratas, y por desgracia ya no es así, tengo muchas fotos de escaparates con precios desorbitados… precios superiores a tiendas de aquí… algo alucinante que si no lo ves no te lo crees… pero siempre hay la tienda con un chollo, siempre hay un rinconcito con algo que buscas a buen precio, y al final encontró las tiendas con precios asequibles que tanto ansiábamos.

Espero liarlo para que nos haga algún artículo hablando de Japón y sus vivencias, de mientras me recreo con los regalitos que me ha traído:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La Saturn Blanca japonesa es puro HAMOR, y lo de los pañuelos y bolsa de Sega esta genial, pero los juegos japoneses aunque los tenga tienen ese punto nostálgico que le da un recuerdo de alguien que se ha acordado de ti estando fuera, por no hablar de la chapa que le dí por teléfono, sobre todo el Biohazard, que dentro de mi colección de Residen Evil no disponía de ninguno con el título original. ¡Un beso en el culo, primo!