Generación de consolas 7.5 (una reflexión)

No Gravatar

Llevo un tiempo reflexionando sobre la escasez de ideas en la actual generación de videoconsolas. Se supone que estamos en la séptima generación, con la Wii, 360 y Ps3 como consolas de sobremesa y con las PSP y DS como portátiles. Históricamente, la renovación de estas consolas debería estar a punto de llevarse a cabo, pero las grandes empresas pretenden estirar la actual generación en lo que he venido a llamar “generación 7.5”.

Realmente todo comenzó en el año 1993, cuando Sega sacó un periférico para Megadrive llamado “Activator”. Se trataba de anillo de 8 lados que se colocaba en el suelo, y como una pista de baile, te colocabas dentro y detectaba los movimientos de tu cuerpo con unos sensores infrarrojos. Fue un fracaso, tuvo pocos juegos y era muy impreciso, pero fue el pionero en usar el cuerpo como mando.

Unos años después, en el 1999, Sony presentó el prototipo de una webcam para la Playstation 2 llamado Eye Toy. Esta vez, el jugador es detectado con la cámara y su imagen (su silueta en realidad), que aparece en pantalla, es con lo que jugará el usuario. Esta vez, la diferencia es que era necesario una nueva generación de videojuegos para adaptarlos a la nueva interfaz. Mientras que con Activator los juegos simplemente había que adaptarlos al nuevo “joystick”, con Eye Toy hay que desarrollar un nuevo tipo de videojuego que sin el Eye Toy no se pueden jugar.

En el año 2006 Nintendo revolucionó el mercado con la Wii. Mientras Sony y Microsoft simplemente renovaron sus anteriores consolas dotándolas de más potencia gráfica, Nintendo planteó un nuevo concepto de consola y jugabilidad, donde los movimientos que se hacían con el mando son detectados y necesarios para interactuar con el videojuego (con una consola mucho menos potente). Acompañado a esto, todos los videojuegos de esta consola deben ser pensados para aprovechar las posibilidades de movimiento del mando y ser adaptados a estos. Es decir, el cambio es que lo importante no es el juego, sino como interactuar con él. En menor medida es lo que pasaba con la DS, presentada 2 años antes, donde hay que desarrollar los videojuegos para que utilicen las 2 pantallas, una de ellas táctil.

4 años después, Sony y Microsoft quieren copiar el sistema de juego de Nintendo dotando a sus 360 y PS3 de sistemas de detección de movimiento, con sendos accesorios: Kinect y Move. Kinect con una cámara que detecta al jugador y Move con un mando que detecta el movimiento. Nos lo están vendiendo como una revolución, pero, como hemos visto antes, no es nada que no existiese ya en consolas anteriores. Con estos periféricos Sony y Microsoft pretenden alargar la vida de sus actuales consolas unos años,  y de paso, buscar mercado en un nicho que antes no habían tocado y que tan buenos resultados ha dado a Wii: el de jugadores casuales o que no buscan juegos complicados.

Personalmente he probado Kinect y Move, y por supuesto tengo Wii. De la consola de Nintendo no puedo decir muchas cosas buenas, que fueron atrevidos innovando, pero tras la novedad, su catálogo de juegos “must have” se reduce a 1 docena como mucho. Y de las otras 2, tras haberlas probado, opino que no van a aportar nada nuevo y que sólo quieren copiar el modelo Wii para aumentar ventas (por no hablar de lo mal que funcionan y de lo ridículo que es el Move con forma de chupachups que cambia de color).

Dicho esto, ¿que futuro nos espera cuando se produzca el relevo tecnológico? Aún quedan unos años, pero posiblemente la nueva generación de consolas incluya “de serie” la detección de movimientos y al usuario como mando, siendo mas importante el hardware que el software. ¿Y que pasa con los juegos? ¿Y con los jugadores “hardcore” de toda la vida? Porque no nos engañemos, la edad media del jugador habitual va a ser cada vez mayor y estos sistemas son mas bien para niños. ¿Han ganado los departamentos de Marketing a los de Desarrollo?

Estoy viendo que me voy a volver al PC ó Mac, donde un ratón y un teclado son todo lo que necesito para jugar y donde voy a encontrar juegos que me hagan pensar y disfrutar, no sudar y “pasar el rato”. Y seguro que mas gente de mi edad y mi “historial” pensarán lo mismo. Es curioso, de crío no tuve ninguna de las consolas de la “edad de oro” (SNES, Megadrive, Dreamcast,…) y ahora que puedo permitirme comprar las de mi generación, va a resultar que no tienen atractivo. Una razón mas para seguir adicto a lo retro.