Star-T Magazine, o el debate sobre el formato impreso

No Gravatar

Vivimos en la era de internet. Las revistas especializadas en videojuegos, a pesar de que hay muchas, ya no tienen interés para los aficionados y las compran por su bajo precio o los regalos que tienen como reclamo. El papel no puede competir con un formato que se mantiene fresco y actualizado, y por ello, está en proceso de reinvención. Tiene que proporcionar aquello que internet no puede dar; algo que las siga haciendo atractivas tanto para un público nuevo como veterano. La formula es fácil: sus contenidos tienen que perdurar en el tiempo.

Atrás quedan esos tiempos en los que devorabamos revistas como MicroMania o HobbyConsolas que incluían mapas de los juegos, posters, guías, sección de trucos, … Cuando se analizaba un juego daba igual de que compañía fuera: si era bueno, se decía; y si era malo, se le ponía una nota baja. Hoy se nota en exceso la influencia de las distribuidoras en los analistas y rara vez un juego tiene una nota por debajo del 7.

Tenemos los blogs, webs como estas que estás leyendo donde usuario anónimos hablamos de lo que nos gusta y no nos gusta de los juegos, aportamos nuestras cositas y mantenemos vivos “mundos” que sino caerían en el olvido. Como contrapunto, está el inconveniente de que blogs hay muchos, de todo tipo, y poco agrupados (incluso en algunos casos se peca de colegueo entre blogs). Existen algunos que siguen siendo referencias para todos (pixfans, vidaextra, meristation…) pero en general, es un universo demasiado grande para visitar.

Luego están las revistas en PDF, donde aficionados se unen para unificar contenidos en formato electrónico y gratuito. Su mayor exponente es Retro Maniac, sin duda, el mejor fanzine gratuito hecho en castellano. Sin embargo le falla una cosa, la que tiene Retro Gamer (para mi, la mejor revista que existe sobre videojuegos): el papel. Volvemos de nuevo al vetusto formato de toda la vida. Por qué es tan importante el papel (en mi opinión)? Porque siempre está disponible.

Tengo una bonita colección de libros y revistas en papel, que cuando hace falta, cojo entre mis manos y ojeo. Siento su tacto, noto su olor, navego con facilidad entre sus contenidos, no necesito cargarlo para leerlo… es indudable que la experiencia del papel no la puede superar el formato electrónico, a pesar de sus ventajas. Me gusta pensar que son complementarios.

Es aquí donde quiero empezar a hablar de esta nueva apuesta impresa: Star-T Magazine. Ya me fijé en ella en el pasado, pero no ha sido hasta hace unos días cuando la he encontrado en un kiosko y he podido hacerme con un ejemplar. De momento tiene una periodicidad bimensual, aunque yo he comprado la número 2 que salió en Febrero. Alguno se imagina comprar hoy la MicroMania de Febrero? Estaría ante la sensación de haber comprado algo viejo, obsoleto. Es el ritmo al que avanza el mundo del videojuego. Sin embargo con Star-T esto no importa, sus contenidos están hechos para perdurar y sus artículos están escritos viendo el videojuego como arte y cultura, no como un negocio.

Realmente me ha sorprendido esta revista. Quizá le falte una maquetación más atractiva, pero me gustan sus contenidos, que es lo importante. Me gusta tener esta revista sobre la mesilla y leerla, no ojearla como hago con el resto. Me gusta pensar que estará en un armario y dentro de unos años la cogeré y seguirá siendo interesante, como lo es cualquier número de Retro Gamer. Igual que lo es Retro Maniac, pero que acabará olvidada en alguna carpeta del disco duro, junto a cientos de ficheros.

Sigue siendo agradable encontrarse con estas sorpresas en el kiosko. No sé cuanto durará el proyecto, pero cuentan con mi compra en cuanto vea los nuevos números (y el primero intentaré comprarlo también). Que nostálgico me pongo a veces…