Raspberry Pi – Primeras impresiones

No Gravatar

En las últimas fechas he andado detrás de un nanoordenador y finalmente me decanté por un Raspberry Pi. Estos se caracterizan por ser muy pequeños y sobre todo, muy asequibles (hablamos de unos 40€), pero eso no quiere que decir que no estén exentos de potencia. Mi intención no es usarlo como mediacenter, que suele ser lo que mayoritariamente se busca, sino como un mame de bolsillo; ya que Apple no quiere mame en su iOS, buscaremos alternativas.

Lo primero que llama la atención del Raspberry es su tamaño (aprox. 9x5cm). Es muy pequeño, pero tiene de todo: 2 USB, HDMI, ethernet, lector SD, salida de audio, …  Y aparentemente es un tanto “casero”, se envia como se ve en la foto y se echa de menos una presentación un poco mas currada, incluso da sensación de frágil (ya he buscado una caja para tenerlo mas curioso).

La siguiente pregunta es: que hago con esto, como lo pongo a andar? Llegados a este punto se hace imprescindible saber inglés y tirar del foro oficial. Por simplificar las cosas necesitaremos:

  • Un cable HDMI para conectarlo a monitor o TV. En mi caso tenía por casa  un HDMI/DVI
  • Una tarjeta SD. He tenido que comprar una de 4gb de las rápidas, pero cuidado que según los foros no vale cualquiera y algunas dan problemas. La mía es de las baratitas y sin pegas.
  • Un lector de tarjetas SD. Obligatorio para copiar en ella la imagen del sistema operativo que vayamos a cargar. Se bajan de la web oficial y sólo hay distribuciones de Linux (recomiendan Debian y es la que he elegido para las pruebas), el cacharrito no tiene dispositivo de almacenamiento y por tanto, el sistema operativo se carga desde la tarjeta SD. Para transferir el SO a la tarjeta se borrará todo el contenido de esta, así que es recomendable que sea dedicada. Es necesario usar un software para cargar la imagen del SO en la tarjeta.
  • Una fuente de alimentación con conector microUSB, 5V y 700mA. Esto no lo trae el ordenador, así que será un pequeño gasto más; no vale alimentarlo desde el USB de otro ordenador.
  • Teclado y ratón USB

Una vez tenemos el material imprescindible (en menor o mayor medida, necesitaremos comprar algo, así que el gasto aumentará un poco), lo suyo es leer el foro y empaparse un poco de conocimiento general de lo que queremos hacer. Para esta primera parte sólo pretendo ver que arranque y comprobar la pinta que tiene el cacharro, que según he leido, puede con el mame (aunque esté aún un poco verde). Por lo tanto el objetivo es arrancar el cacharro.

Para ello localizo un monitor abandonado en el curro, reuno a unos cuantos frikis interesados en verlo funcionar y lo conectamos todo. Por supuesto no hay botón de encender/apagar, así que lo último que debe conectarse es la corriente, y mirar la pantalla.

Todo a la primera! Veremos arrancar la típica línea de comandos de Linux con el logo de Raspberry, hasta llegar a un prompt que pida usuario y password (cada distro de linux trae una para arrancar). Tras el arranque y subidón inicial (ver este cacharrito arrancar te sube la moral), con el comando “startx” se arranca la interfaz gráfica.

Y con la interfaz gráfica todavía más subidón. Ninguno esperaba interfaz gráfica y menos que fuera así de fluida. Además la Debian viene bastante completita, será cuestión de dedicarle un rato para investigar bien todo lo que trae instalado por defecto.

Ahora el próximo objetivo, documentarse para echar a andar el mame. Sino, siempre tendré un miniordenador para trastear con linux, que falta me hace.