Centurion, Defender of Rome [PC]

No Gravatar

Continuando con el momento “añoro mi época ms-dos”, hoy voy a comentar uno de los responsables de mi afición por los juegos de estrategia. Aunque existían juegos mas complejos, Centurión fusionaba diferentes conceptos que lo hacían, además de adictivo, perfecto para comenzar en el mundillo de los juegos en los que hay que pensar antes de actuar. Además, esa musiquilla que suena en los combates ha quedado grabada en mi memoria desde entonces, y eso sólo me pasa cuando me queda un regustillo bueno. Recientemente lo he descargado de una web de abandon y he estado jugándolo y recordando viejos tiempos. Hasta lo he comprado para Megadrive.

La verdad es que hay diferencias entre lo que uno recuerda y lo que se encuentra 20 años después. Este juego es del año 1990, supongo que lo jugaría en mi viejo 286 (que aun conservo) y recuerdo perfectamente el sistema anti-copia que tenía: un mapa de Europa con las provincias romanas, en las que había unas marcas ubicando batallas históricas de esa época. Yo calqué el mapa con papel transparente. Alguien se imagina “pirateando” un videojuego así hoy en día?

Será por detalles como este por los que tengo tan buen recuerdo de aquella época, en la que se mimaba lo relacionado con cada juego. Hoy en día tenemos tantos y es tan fácil acceder a ellos que podemos tener en casa cientos de juegos sin probar, simplemente por la gracia de tenerlos descargados. En aquellos momentos no era así, el dinero era escaso (para un adolescente) y los medios para conseguirlos muy limitados, por lo que se apreciaba conseguir un juego nuevo. Quizá por ello fue por lo que también los valoraba mas y les dedicaba mas tiempo. El caso es que este juego me enganchó. Solía jugar con mi amigo Jorge y juntos pasábamos horas delante de ese monitor que tantas dioptrías me ha quitado.

En que consiste el juego? Pues como soldado romano al mando de una pequeña legión, has de invadir/conquistar las provincias limítrofes a Roma para llevar la luz y esplendor del Imperio a todos los rincones del mundo conocido. La partida comienza con un mapa del Mediterráneo, con sus regiones divididas en provincias, y con un pequeño ejercito en Roma. Hay varios componentes a gestionar: la administración de cada provincia y sus ciudadanos, los ejércitos y batallas y los juegos para entretener al pueblo. Al ser un juego de turnos, deberás administrar con cuidado tus acciones, y como he dicho antes, pensarlas antes de ejecutarlas, ya que si te equivocas, el enemigo aprovechará tus errores en su turno y retrasarás tu victoria (o adelantarás tu derrota).

Al comienzo debes recaudar dinero y aumentar tu rango para poder comandar mas ejércitos, ya que sólo puedes comandar una legión. Esta la puedes usar para conquistar terrenos adyacentes (sólo se puede mover un terreno por turno) o para defenderte de unidades bárbaras que aparecen aleatóriamente durante la partida. El resto de provincias también quiere conquistar Roma, que te creías? Cuando el juego avance podrás “construir” mas ejércitos y se pueden ubicar varios en la misma región, es una medida para rebajar el nivel de descontento del pueblo.

Para recaudar dinero, podrás organizar unos juegos en Roma o saquear alguna de las regiones conquistadas. Esto último no es recomendable, ya que el pueblo se sublevará y tendrás que luchar nuevamente, con probabilidades de perder provincia y ejercito. La opción de los juegos es graciosa, ya que además de organizarlos, serás el que manejes la cuadriga o al gladiador. La organización de los juegos es en realidad para apaciguar al pueblo, el dinero lo ganarás apostando, por lo que deberás esmerarte en esa acción.

Aunque donde está la miga del juego es en las batallas. Cuando decides conquistar una región, una pantalla de diplomacia intentará que evites la guerra con alianzas, negociando con el líder del territorio donde te has movido. Obviamente tu “musculo” negociador será tu ejercito, por lo que te harán mas caso cuanto mayor sea tu ejercito, así que en los primeros turnos no esperes muchas alianzas.

Y cuando las palabras dejan sitio a las armas, te encontrarás un mapa con los 2 ejércitos enfrentados. Antes de comenzar la batalla, debes elegir la táctica de como disponer tus unidades: defensa de Hannibal, ataque por los flancos, formar una flecha, … que puede ser acertada o errónea dependiendo de las fuerzas del ejercito oponente y su disposición. Es por ello que al comenzar la batalla puedes elegir a cada unidad y moverla a tu gusto, o llamar a todas a una melé y a saco con lo que pillen. Y es que el juego es por turnos, pero las batallas son en tiempo real. Muy importante el área de influencia de tu líder, que ha de estar cerca de las unidades si no quieres que pierdan moral y huyan, así que será la unidad que mas muevas. Tras finalizar la batalla, si has ganado, habrás perdido efectivos en el ejercito, que puedes reforzar en la provincia en la que están con milicia. Pero costará dinero. Hay también batallas similares con unidades navales, por lo que no hay que descuidar este apartado si quieres expandirte.

Si lo piensas bien, este juego introdujo muchas novedades en los juegos de estrategia que actualmente se siguen usando. Los mapas divididos en áreas, gestión de recursos para poder construir ejércitos, ataques de bárbaros, diplomacia… realmente fue un juego innovador y adelantado a su época. Y tengo la impresión que desconocido para la mayoría. En parte me recuerda al North & South de Infogrames, otro que en breve retomaré y analizaré