Mi historia videojueguil

No Gravatar

Me acabo de encontrar esta entrada, de noviembre de 2012, entre los borradores que jamás he publicado, la he revisado y completado ¡va por ustedes!

Eh! todos tenemos una ¿verdad? sólo por el contenido de estas ya son emocionantes, todos hemos tocado cacharros que se han convertido en clasicazos en este mundillo, clásicos conocidos y tocados por todos y clásicos que hoy en día son muy difíciles de encontrar, juegos que tenían los compañeros, trafico de casetes, prestamos o intercambios que jamas volvieron a nuestras manos, videoclubes dedicados al tema…

1980-1985: Contando que nací en el 80 los primeros años no cuentan, ya que a duras penas recuerdo un pimiento, pero si algo tengo grabado a fuego fue la maquinita que tenia mi primo, una game&watch negra de nombre Pinball, tanto asombró el tema en casa (mis padres también eran de viciarse) que pronto acabó en mi casa, teníamos una casita perdida por el monte, y en un cajón residía perpetuamente el Pinball para matar horas de no-siesta en verano y picarse con la familia a ver quien hacia más puntos… unos mese más tarde apareció el Airforce Fighter de Casio, esos misiles y ese ruidito chillón al lanzarlo marcaron un par o tres veranos, además de los tímpanos de toda la familia.

1990: Tuvieron que operarme por allá el verano, la operación fue seria y me tiré una temporada en el hospital, y en esa época lo más seguían siendo las G&W y similares, me regalaron una en forma de Enterprise que perdí con los años, hace un par pude encontrar una similar, costó bastante porque no sabia ni la marca ni si el juego tenia algún nombre en concreto… recordaba que al sacarle un alerón se le encendían un par de leds a modo de lintera y que las barquillas de la nave contenían los dos botones, nada más! Sabéis lo que es pasarse años buscando una maquinita buscando “maquinita parecida a una enterprise”??? un puto infierno, hasta que no se como apareció en ebay:

Misma nave, con diferente juego, pero da el pego!

1992: cumpliditos los 12 (abril) recuerdo como mi padre me dijo ¿que es eso de la entrada? y un flamante amstrad 128 +2 esperaba ahí (grité como si pisaran a un hamster), recuerdo que tenia la caja, tal fue la ilusión que desapareció de mi casa y de mi memoria… mi madre no es ni ha sido nunca de guardar cosas, así que debió ir a la basura esa misma noche.

Esa época fue la de aprender a usar el casete de doble pletina para duplicar juegos, recuerdo que un compañero de clase tenia un cajón de un tamaño considerable lleno hasta las trancas… todos los duplicados que corrían por casa me los suministraba él…

Por casa, y sin que la familia pudiera tocarlo, cayó por algún evento una nueva portátil, el Super Cobra de Gakken, con esa pantallaza, con esa luz, esos dos botonazos y ese mini-joystick… simplemente brutal.

Ese mismo año todo el mundo tenia la Master System 2, la cual frecuentaba en casa de un compañero a base de Alex Kidd in miracle World y alguno de Karate que no recuerdo… pero pronto fueron viajes a mi casa ya que por navidades de ese mismo año, ya hacia 2 que había salido, vi en el Hipercor de Meridiana la MegaDrive, en ese año había una macrotienda de discos dentro del Hipercor y había un rincón bestial dedicado a videojuegos, años atrás era un recinto cerrado para casetes  pero con tanta consola en ese momento decidieron quitar esas paredes y dejar que los recientes CD’s inundaran de música todo el departamento.

Navidades, una habitación llena de regalos, una curiosidad inevitable, un paquete con la forma de la caja de la GameGear, toma! Ninja Gaiden y Mikey Mouse on Castle of illusion fueron causa de muchas broncas en casa, jugaba sin pilas y con el adaptador de corriente enchufado… y más de una vez mi padre hizo saltar los plomos para que dejara de jugar, eso no guardaba la partida!

Antes de Navidades hice una jugada bastante buena, al pedir la MegaDrive mi padre me ofreció un trato (no por las notas, eso era un callejón sin salida, pobre hombre…) vendemos el Amstrad y te compro la MegaDrive, acepté y no tardamos en venderlo, así que me aseguré un buen regalo de navidades valorado en 30.000 pts (180€ de 1992), años más tarde cuando empecé mi colección me arrepentí de esa jugada, pero fue un acto necesario y evolutivo… cuando mi prima me regalo ese mismo amstrad, ya que teniamos el mismo, empezó todo el tema de la colección.

1993-1994: En los siguientes dos años muchas cosas vinieron, mi Megadrive ya no era “lo más” ya que la gente empezaba a comprarsela (si, antes podias comprarte una consola 2 años más tarde de salir y molabas kopón) y alguien descubrió “la super” y su impresionante catalogo de juegos. Otra cosa que recordaré siempre será como castigaban a un compañero de clase fuera de esta y cuando se hacia el silencio se podía oír los saltos de Mario en la GameBoy que se había llevado… la profesora salia cabreada a buscarlo pero unos golpes en la pared informaban al interesado de que el peligro acechaba!

1995: La adquisición de la super por parte de nuestro colaborador v0dHz después de un verano repartiendo propaganda junto al menda sirvió para entretenernos a base de Donkey Kong Country, Zombies ate my neightbours y de Smash TV enchufando la “vieja” NES. En ese momento la tienda que lo petaba era la KIRA, un videoclub a tomar por culo en nuestro barrio donde alquilaban videojuegos para todas las consolas… el carnet era una cartulina con nuestros datos y el sello de  la casa, toma!

1995: Seguíamos con las mismas consolas y el pc ya sacaba la nariz como posible competidor en el panorama de los videojuegos… en el 95 mi colega v0dHz recibió un flamante Pentium a 60Mhz por vacaciones de verano, los juegos nuevos no eran los importantes (ni buenos), era época de ver en color y con cargas irrisorias (e inexistentes) juegos que ya se consideraban retro como Monkey Island, Loom y demás aventuras gráficas, si bien estos colmaban las tardes un novedoso Doom2 llevaba el suficiente tiempo en el mercado como para que la revista HotShareware regalara con su cd mensual una cantidad importante de músicas, pantallas, y lo que hoy en día podemos llamar “mod’s”.

Resaltar de esa época dos cosas, juegos de 2 jugadores como Worms y similares del estilo mata-tardes y que poco más tarde, por lo menos en mi caso y dada nuestra afición, se puso de moda tener dos ordenadores conectados por modem-nulo (el cable parecido al de la impresora) para jugar en red. Nada de ethernet, que eso era muy caro y tampoco iba tan rápido! Con dos ordenadores las partidas al Age of Empires o al Starcraft nos robaron por lo menos un par de veranos…

1995-1997: Mi época Playstation, la cual podía comprarme juegos gracias a las ventas que podía hacer gracias a mi grabadora phillips de velocidad 2x.

1998: En las navidades del 98 en el videoclub mencionado anteriormente ya disponían de una consola que iba a revolucionar el panorama, la Dreamcast, unos gráficos de infarto, una música genial y un catalogo de juegos japoneses con luces parpadeantes que quitaban el sentido! si eras socio podías pagar 100 pelas para echar una partidilla, las colas llegaban a la calle…

Al verano siguiente los Cash-Converters iban llenos de ellas, y yo me agencié una completa por unas 20.000 pts (120€), el catalogo de juegos que tenia original era más bien escaso, pero un cd de arranque y posteriormente imágenes con “auto-boot” me permitieron jugar a cientos de juegos.

1999-2005: Mi colección se inició ese año y permaneció hasta más allá de 2005 almacenada en cajones, sabia perfectamente que si nos comprábamos un piso dedicaría una habitación a mi cole, pero no tenia tanto como ahora y lo que tenia no ocupaba ni una cuarta parte de lo que lo hace hoy. En el año 2000 empecé a trabajar donde sigo haciéndolo actualmente, y al ver la cantidad de empleados que tenia la empresa y el trato que podía tener con todos empezó mi campaña persuasora para las donaciones, desde los MSX, el Mario Cement Factory, y toda clase de consolas “de tele”.

Tardes y tardes jugando al SoulCalibur con Raphael, el que más rabia daba!

2005: Un gran salto, pero lleno de grandes juegos, mucho tiempo invertido en ellos y también novia, que es una desventaja para el gamer, o no? este año lo destaco porque un par de amigos me regalaron una PS2 slim para mi 25 aniversario. Hoy sigue enchufada al televisor, que la cole de SingStar solo va en esa!

De ahí hasta hoy podría resumir mi vida videojueguil como “muy intensa”, el disponer de una habitación entera para mi cole abrió un mundo de posibilidades, ebay, tiendas, intercambios, todo valía… Mis primeras compras por ebay, alla por 2006, empezaron por acaparar con G&W en buen estado y bien de precio…

Hace relativamente pocos años empecé con las videoconsolas japonesas, pocos juegos tengo de estas pero lo que es la videoconsola como tal me fascina.

Hoy en día no hay ni un centímetro cuadrado de mi despacho que no este ocupado, no hay ni un dedo de la pared que se vea, sigo re-ordenando, clasificando y reestructurando para que todo quepa mejor… y siempre tengo en mente la frase “necesito un local”.